martes, 29 de septiembre de 2009

Ruddy Rodríguez se estrenó como productora con Venezzia.

Pocos saben que en 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, se hundieron barcos venezolanos en el caribe y que más de cien soldados murieron en el fondo del mar entre Venezuela y Aruba, cuando el vecino país intentaba proveer de petróleo al bando aliado: Estados Unidos .

Por esta razón, el venezolano Haik Gazarian quiso contar lo desconocido a través de una historia de amor. "Quisimos unir dos aspectos universales de la humanidad: el amor y la guerra", comentó durante el lanzamiento del trailer de la película en Bogotá.

La cinta es protagonizada por la venezolana Ruddy Rodríguez en el papel de Venezzia, una hermosa mujer quien se enamora de Frank Morre, quien encarna Alfonso Herrera, un norteamericano especialista en radiocomunicaciones, cuya misión es proteger los barcos petroleros de la amenaza de submarinos nazis y descubrir la identidad de un espía infiltrado en el pueblo Puerto Miranda.

Según Gazarian, contar una historia de amor e idilio en medio de un contexto de guerra no es fácil, "teníamos que cuidar de no trivializar la guerra, pero tampoco quitarle importancia al sentimiento más universal que es al amor.

Según el protagonista Alfonso Herrera, quien en los últimos tiempos ha sido reconocido como vocalista de la exitosa agrupación juvenil Rebelde, el rodaje "fue una gran experiencia. Cuando me llamaron a participar en la producción no lo dudé ni un solo minuto, estar al lado de Ruddy Rodríguez es todo un lujo". Sin embargo, Herrera confesó que se queda con la actuación.

Por su parte, Edgar Ramírez, productor del largometraje, aseguró que es una historia de amor de las que ahora no vemos. "Nos hemos vuelto unos cínicos y no creemos que dos personas puedan enamorarse a primera vista".

Gracias a Dios en la tierra hay amor
Ruddy Rodríguez, visiblemente emocionada, compartió con Colprensa las alegrías y las satisfacciones que le dejó esta cinta con la que se estrena como productora.

A diferencia de Venezzia, Ruddy es la expresión viva del sentimiento llamado amor y el romanticismo que rodea cada momento de su vida.

¿Algo más romántico que enamorarse en medio de la guerra?
Nada más romántico que cuando me dieron un anillo en la Plaza de Toros en Bogotá. La vida está llena de bellos momentos.
¿Qué es Venezzia?
Es la expresión del amor y el romance, dos sentimientos que mueven la tierra.
¿Cómo recibirán los venezolanos esta producción?
La cultura y el arte son las caras buenas de nuestros países. No tenemos ninguna pretensión. La gente podrá disfrutar de una historia de amor, acción y sobretodo, un trasfondo poco conocido por los Latinoamericanos en un momento tan importante de la humanidad como la Segunda Guerra Mundial.
Cómo vivió esa época histórica por medio del séptimo arte?
Conocer la historia así es estupendo porque en cierta forma es vivirla. Siento que ahora conozco cosas que desconocía para esos momentos.
¿Cómo es Venezzia?
Es una mujer un poco gris, derrotada y conforme con lo que tiene y con lo que le pasa. Es sumisa con todas las situaciones de su casa, pero poco a poco encuentra cómo expresar sus sentimientos por medio de algo que une a todos los seres humanos: el amor.
¿Qué la cautivó de Venezzia?
Soy extremadamente romántica y Venezzia es una romántica, medio mística.
¿En qué se parece Ruddy a Venezzia?
En el romanticismo, de resto nada. No soy ni resignada, por el contrario soy muy activa y viva, es decir totalmente distintas. Le presté mi cuerpo, pero no mis gestos ni mirada.
Venezzia sufre de una enfermedad en sus ojos, ¿Cómo fue eso?
Sí, sufre de queratocono y se está quedando ciega, para esa época no habían lentes de contacto entonces eso le da más misterio al personaje.
¿Qué la enamoró de Frank Moore?
Su vitalidad, su energía y descomplique. No tenía ninguna consideración en nada. Y sobretodo, su picardía.
Y que tal trabajar con ‘Poncho‘ Herrera?
Es un excelente profesional, un hombre entregado y comprometido con la película.
Recuerda alguna anécdota en especial durante el rodaje
En dos oportunidades casi matan a Poncho en unas escenas de peleas. Y pedí que por favor lo regresáramos a la familia vivito y en buen estado.
¿Prefiere hacer cine o se queda con la televisión?
Tengo tres amores. El cine me divierte mucho, la pantalla grande me da una sensación de libertad muy bonita y da prestigio, mientras que la televisión da fama y reconocimiento. El último es el teatro que me permite estar cerca del público.
¿Cómo se sitió actuando y produciendo al tiempo?
Fue muy duro, porque debía estar pendiente de todo. En la producción era la mala, pero en la película la buena. La post producción me dio muy duro, terminé muerta.
/Elcolombiano.com

lunes, 21 de septiembre de 2009

Ruddy Rodríguez y sus locuras por amor

video

La actriz Ruddy Rodríguez compartió con todos los oyentes de Buenos días amor, algunas locuras que ha hecho por amor.

/rcn.com

Las confesiones de Ruddy Rodríguez

Ruddy Rosario Rodríguez de Lucía es su nombre de pila: sus padres la bautizaron así para ahorrarle la búsqueda de un nombre artístico. Rastros y rostros de una mujer polifacética que se quedó a vivir en el país.

Cuando Pedro José Rodríguez y Rita de Lucía iban a matricular a sus dos hijas, decidieron que la primera estudiara por la mañana y la segunda por la tarde. Así, cuando Rina llegaba del colegio, se quitaba sus zapatos y se los daba a Ruddy para que pudiera irse a clase. El dinero escaseó en la infancia de la actriz venezolana; por eso es que a ella los regalos siempre le llegaron más tarde de lo normal.

Su primera bicicleta, por ejemplo, la tuvo después cumplir 21 años, cuando estudiaba actuación en el Taller Nacional de Teatro de Caracas. Lo mismo pasó con los patines. Y claro, con los zapatos: sólo se podía dar el lujo de estrenar un par cada 24 de diciembre. El resto del año los tenía que compartir con su hermana mayor. Tal vez por eso fue que ella, con su primer sueldo, se compró unas hermosas zapatillas de tacón alto.

Esas mismas zapatillas sirvieron para augurar lo que se venía. Los organizadores de Miss Mundo Venezuela fueron a buscarla para que participara en su concurso: “Mi reinado fue como Sandra Bullock en Miss Simpatía; soy la única ‘Miss’ que primero fue actriz y luego fue ‘Miss’. Yo estaba prestada porque ese mundo de glamur, de lo chic, de la estética y los tacones no era lo mío, así que me puse a actuar un personaje durante un mes y medio y me lo creí”. Así explica que a pesar de tener claro que quería pertenecer al mundo del espectáculo, nunca se aprovechó de su fama como reina de belleza para lograrlo.

De lo que sí se aprovechó cuando ganó el concurso fue de los viajes. La primera vez que se subió a un avión fue para ir a Londres a lo de Miss Mundo. Tenía 18 años, una carrera por delante y todo un planeta por conocer. “El dinero mejor invertido es en viajes. Los que me conocen saben que no soy de lujos. Yo me quiero ir de este mundo habiendo conocido todos los espacios que pude conquistar”.

Según sus cálculos, el 95% de los países que conoce ha sido por trabajo. Gracias a sus famosos calendarios estuvo en Moscú, El Cairo, Taipéi, Singapur, Hong Kong y Míkonos, y por su fugaz aparición en The living daylights como la primera chica Bond latina, estuvo 18 días en Marrakech.

En una de sus travesías Ruddy probó los exóticos sesos fileteados en mantequilla. Ella no sólo come de todo sino que también le gusta que la vean cocinar: “De mi mamá aprendí a expresar mis sentimientos a través de los platos, por eso cuando estoy en mi hogar me ilusiono jugando a ser chef”. A pesar de que su cordero al horno es famoso, son sus huevos pericos al estilo margariteño los que se llevan las palmas. Se define como una “chef a la ‘gavette’: lo que haya en la gaveta de mi cocina lo agarro y lo uso para cocinar”.

Sus ingredientes favoritos son el ají dulce venezolano y el ajo, el sabor que más extraña es el del queso de mano y su postre favorito es la torta Napoleón.

Pero todo esto no la colmaría si no tuviera con quien compartirlo: “Me encanta comer bien, me encanta que la gente coma bien y me encanta atender a la gente”. Ruddy sabe, íntimamente, que la carrera de un artista se debe a ese imaginario colectivo llamado público.

Tal vez por eso es que le gusta estar cerca para conocerlo mejor: “En la medida en que uno se empiece a creer una estrella, empieza la decadencia de la persona”, sentencia. Por eso disfruta cambiándoles el semblante a los desprevenidos: “La fama me ha permitido que alguien que esté de mal humor se ponga contento con solo hablarle”. Igual, Ruddy tampoco soporta ciertas cosas: odia, por ejemplo, las filas, al punto de tener una asistente que le hace sus vueltas bancarias: “Yo no hago colas sino en Disney, compadre; ni en un restaurante las hago, estás loco. ¿Qué es eso de que alguien tenga que hacer fila para comer? ¡Ni que estuviéramos en Cuba!”.

La palabra Disney siempre la devuelve a su infancia, a pesar de que las primeras animaciones que vio de la compañía se las regaló su papá después de que cumpliera 21 años. En muchos sentidos Ruddy conserva intacta su niñez: su color favorito es el rosado y lo utiliza en cada accesorio, como en los forros plásticos que protegen su Blackberry –donde solamente guarda siete contactos– y en el teclado de su portátil.

Su otro gadget favorito es el iPod Touch, que lo utiliza para ver películas durante los vuelos: “Es la única manera que me pongo al día con el cine”. Otra tecnología que está presente en su vida desde hace 14 años es la cienciología: “Mi base es católica, creo en Dios por sobre todas las cosas y como la cienciología no se mete con ninguna religión, la estudio para elevar mi espíritu. Me ha servido para mi carrera enseñándome, por medio de la determinación y la perseverancia, a enfrentar cualquier rol y sentirme bien con lo que hago”.

Pero hay otras cosas que a Ruddy la ponen bien. Como no tiene un pasatiempo definido, se entretiene montando a caballo, caminando o haciendo arreglos florales para adornar su nuevo apartamento en Bogotá, que compró recientemente para radicarse en el país.

Se trata del mismo apartamento donde se acuesta todas las noches a las 11:00 p.m. y se despierta todos los días a las 6:00 a.m. para ver CSI Miami, su serie favorita, el mismo donde tiene un cuarto para hacer ejercicio en su Orbitrek, y el mismo con un enorme clóset donde alguna vez reposó una grandísima colección de zapatos que acumuló durante años para llenar cierto vacío de su niñez, y de la cual ya se despojó. “Las cosas de la vida, muchos de esos zapatos los usa ahora mi hermana”.
/Cromos.com

sábado, 19 de septiembre de 2009

VENEZZIA Video Clip

"La Tormenta" Valentina Rendón
Video Clip del tema de amor del largometraje VENEZZIA, composición e interpretación por Valentina Rendon, musica de Vinicio Adames, ingeniero de grabación y mezcla German Daniel Leon, arreglos Camilo Correal




Ruddy habla de Venezzia

Venezzia: Romance caribeño en la II Guerra

Ruddy Rodríguez protagoniza esta película, ópera prima de Haik Gazarian, que cuenta una historia de amor enmarcada en las embestidas del Eje contra los navíos venezolanos que llevaban combustible a los aliados
Pocos saben que durante los años 40’, las costas caribeñas fueron el escenario de ataques contra los buques que servían para transportar el combustible producido en las naciones de la región hacia las tropas aliadas. Es precisamente bajo estos hechos que se desarrolla la historia de amor de Venezzia, film que en marzo culminó su rodaje y que espera ser estrenado el 25 de septiembre en Latinoamérica.
"La historia está ambientada en Venezuela, en los tiempos en que el mundo asistía a la Segunda Guerra Mundial. Durante esos años, el país tuvo una posición estratégica con relación al conflicto. Venezuela tuvo mucha influencia sobre los aliados; y en ese contexto se recrea el romance de los personajes principales", contó el director Haik Gazarian sobre la que será su ópera prima.
A raíz de la promoción de este nueva producción, la venezolana conversó con Pantalla Histórica sobre su experiencia. Escuche parte de la entrevista:



¿Qué puede contarnos sobre la trama de la película?
Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Venezuela comienza a proveer de combustible a los aliados, había un tráfico de buques que pasaban por aquí, entraban, seguían a la refinería de Aruba y continuaban hacia Europa. Todo ese mar tenía un tráfico enorme de buques. Entonces, en el 42, comenzaron los ataques. Hubo ataques en Venezuela, se hundieron buques venezolanos y europeos y están hundidos en las costas venezolanas. Esa parte es la realidad que conocen, más que todo, historiadores y militares, pero el común de los latinos y de los venezolanos no lo sabe. El director quiso contar la historia desde otro punto de vista. Si Hollywood hace sus películas sobre la Segunda Guerra Mundial y Alemania también las hace, entonces ¿Por qué no hacer una desde el punto de vista caribeño? De lo que pasó por aquí. Yo no sabía que habíamos sido importantes. Ruddy no lo sabía (…) Pero, lo más importante es la historia de amor enmarcada en este hecho histórico.

Ya usted ha podido participar varias veces en filmes del género histórico ¿Cómo ha sido la experiencia en este tipo de películas?
Cuando se hacen películas históricas se le da la oportunidad a uno de transportarse. En Venezzia tuve que bajar la velocidad que tiene Ruddy, bajar el hablado de Ruddy, que es súper rápido, los movimientos también cambiaron. Tuve que ponerle todo esto a Venezzia, que es una mujer más clamada, es de otra época en la que hasta la manera de fumar es distinta. Hay que investigar toda esa parte (…) Trabajar épocas siempre te da la oportunidad de transportarte, de revivir. Me gustan mucho las vidas pasadas, uno a veces siente que ya lo vivió o que ya estuvo allí, aunque sea parte de la imaginación del actor.

¿Qué le ha aportado la incursión en filmes históricos?
Aprender. Aprender una nueva unidad de tiempo, a profundizar sobre cosas que uno sabía, o de cosas que realmente uno no tenía ni idea. Es aprender, yo lo pondría muy simple.

¿Cuál fue el mayor reto de representar a este personaje?
Durante todo el rodaje tuve una gran angustia porque esta mujer tiene una incapacidad. Eso era lo que más me preocupaba como actriz. El director estaba muy pendiente de ese detalle. Esa fue la parte más dura que me tocó.

¿Qué influencia tiene Venezzia en la película?
Venezzia es Venezuela. Representa a la mujer venezolana, a una parte del país. Además ella lo dice con mucho orgullo: La pequeña Venezzia (…) A través de la historia, uno va a ver sabores de Venezuela, olores de Venezuela. También hay que pensar en la proyección en el exterior. La gente va a decir ¿Y esto que es?, ¿Esto es Venezuela?, ¿Este paisaje queda en Venezuela? O ¿Esto se come en Venezuela?, No lo sabía. Hay muchas cosas, muchos detalles sublimes que le dan sabor, color y textura a la película.

¿Cómo ve la influencia del cine histórico en las generaciones actuales?
Para nadie es un secreto que la tecnología está ayudando a que un sector de las nuevas generaciones no lean. Éstas viven tan rápido, tan apurado, tan tecnológicamente, que a través de la imágenes les puedes dar una clase de historia. No queremos dar una clase de historia con la película. Esta una historia de amor enmarcada en un hecho histórico. Pero si van al cine y al pagar su boleta pueden conocer un poquito más de Miranda, o cómo fue Venezuela en el 42’ y del porqué hemos sido importantes en el marco histórico, es muy bueno saberlo (…) En estos tiempos, la gente se va más hacia lo visual.
Fuente: Pantalla Histórica

Lanzamiento de Venezzia en Colombia




viernes, 18 de septiembre de 2009

La prensa venezolana ya pudo disfrutar de la presentación de "Venezzia"



Este martes se presentó para la prensa la película venezolana “Venezzia”, protagonizada por la actriz Ruddy Rodríguez y el ex RBD, Alfonso Herrera, quien mantuvo en el aeropuerto una cola de fanáticas que deseaban verlo y fotografiarse con él.

Herrera expresó que se siente muy agradecido por la oportunidad de protagonizar y compartir con talento venezolano.
/elobservador.rctv.net


jueves, 17 de septiembre de 2009

Venezzia - Interview Ruddy Rodriguez y Alfonso Herrera




Ruddy Rodríguez, la recordada "Niña bonita", Miss Anzoátegui 1985 y hasta chica Bond, exhibe hoy una madurez, seguridad y éxito que la han hecho convertirse en una de las más asertivas cartas venezolanas de presentación en el mundo entero.

24 años después de su participación en el máximo certamen de belleza del país y con una basta experiencia en la pantalla chica y también en el mundo de los negocios, finalmente sus seguidores podrán verla en el cine en la película que protagoniza en compañía del ex RBD, el actor mexicano Alfonso "Poncho" Herrera y Rafael Romero, "Venezzia", en la cual da vida a una mujer madura, que sufre una penosa enfermedad que afecta su vista y víctima de un matrimonio sin amor.

Rodríguez cuenta que la experiencia fue "maravillosa" y que le permitió estrenarse como productora, hecho que implicó muchas más responsabilidades y preocupaciones para ella. No obstante, enfatiza que se siente "inmensamente feliz" por haberse atrevido a incursionar "detrás de las cámaras".

"Lo más bonito (de todo esto) fue esa historia de amor creíble donde llega un momento en el que se olvidan las edades y se vuelve creíble la historia, eso me pareció muy conmovedor. Verlo en pantalla gigante es una cosa, verlo en monitor, en pantalla pequeña, en plasma, pero una cosa es cuando lo ves de este tamaño, la sensación y la emoción es el doble", expresó.

Aunque, por otra parte, no duda al referirse a lo que consideró uno de los retos más difíciles al momento de pararse frente a la cámara, cuando tuvo que rodar la escena de amor que comparte con el ídolo juvenil.

"Para nadie es un secreto porque no es que yo no lo haya hecho, yo he hecho semidesnudos, los calendarios, fotos sexys, pero yo no he hecho nunca nada de desnudo, de desnudo así, la gente me conoce, sabe que no lo he hecho y no por mojigatería sino que yo quería que mi carrera se basara en otras cosas, pero ésta es la primera vez donde de verdad me toca", comenta la reconocida intérprete.

A pesar de sus nervios iniciales, destaca que contó con el apoyo del director del film, Haik Gazarian, y de su pareja protagónica.

"Me tocó de una manera muy seria, de una manera muy bonita, me dio un ataque de llorantina, Poncho y Haik tratándome de calmar como una hora después y cuando la niña ya por fin, que nada de niña, por fin decide calmarse y Poncho me dice 'tranquila, tú lo vas a hacer conmigo, yo te voy a cuidar, yo te voy a proteger', me da risa como él me calmó a mí y como la cosa se invirtió", cuenta entre risas.

En ese sentido, confiesa que ayer durante la primera vez que vio en el cine el largometraje en una presentación privada para la prensa quería volverse, de pronto, invisible.
/ElUniversal.com

La película “Venezzia” muestra la visión caribeña de la II Guerra Mundial

El papel de Venezuela como proveedor de petróleo al bando aliado en la Segunda Guerra Mundial sirve como trasfondo para una historia de amor prohibido y espías nazis en la superproducción “Venezzia”, que se presentó hoy en Caracas.

La protagonista fundamental es Venezuela. El país juega un papel completo con sus olores, sabores, colores, música… se siente Venezuela por todos lados”, aseguró en una entrevista a Efe Haik Gazarian, que se estrena como director con “Venezzia”, interpretada por la venezolana Ruddy Rodríguez y el mexicano Alfonso Herrera.

Hijo de armenios, nacido en Venezuela, Gazarian ha participado como cámara en películas como “El Código Da Vinci”, “Harry Potter y la cámara de los secretos”,”Misión Imposible 2″ o “007. Muere otro día“.

En el film, Herrera interpreta a Frank Moore, un especialista en decodificación estadounidense enviado a un pequeño pueblo en la costa venezolana con la misión de interceptar posibles comunicaciones nazis para atentar contra los tanques petroleros con los que se abastecía a la flota de la Fuerza Área Real Inglesa.

Allí conoce a Venezzia, personaje interpretado por Ruddy Rodríguez, la esposa de su comandante, una mujer encerrada en su casa y que sufre una enfermedad degenerativa que la está dejando ciega.

Para Gazarian, se trata más de una “historia de amor universal” que de una película de guerra, si bien el trasfondo histórico es de gran importancia para el argumento, sobre todo por el punto de vista que ofrece.

El amor es universal pero que la Segunda Guerra Mundial esté contada desde el punto de vista del Caribe es muy atractivo“, señaló Gazarian, quien trabajó en la historia en Berlín, donde le sorprendió que “mucha gente en la propia Alemania desconocía que los nazis tuvieron una importante presencia en el Caribe”.

La idea se gestó en 1996, cuando se encontraba estudiando cine en el extranjero y se dedicó a investigar la historia de Venezuela para paliar la nostalgia que sentía por su país.

“Poca gente sabe que hundieron tanqueros venezolanos y que más de cien soldados todavía están hundidos en el fondo del mar entre Venezuela y Aruba”, coincidió Ruddy Rodríguez, quien desde que ganara Miss Venezuela en 1987 ha desarrollado una importante carrera como actriz de telenovela y cine en toda Latinoamérica.

En declaraciones a Efe, Rodríguez destacó la presencia de las costumbres y de la idiosincrasia venezolanas en la película, en la que se muestra la gastronomía, los tambores, los bailes o las fiestas tradicionales de la costa.

Quisimos mostrar otra parte de Venezuela que no es la de los conflictos, la política, la economía o las misses, otro punto de vista de lo que somos y hacemos”, añadió la actriz, que se pone por primera vez a las órdenes de quien fue su manager durante más de veinte años.

Su personaje es el eje central de la película, y el que le da el título, una mujer que se mantiene ajena a la guerra porque “se encuentra librando su propia batalla interior” contra una vida con la que está totalmente inconforme, señaló.

Además, “defiende mucho la paz y la tranquilidad que se vive en Venezuela“, si bien es la que da las claves para el desenlace de los acontecimientos, aseguró Rodríguez.

Los protagonistas son dos seres totalmente conflictivos insatisfechos, solitarios y cada uno llena el nicho del otro”, añadió la actriz.

Su progresiva ceguera es una metáfora de su incapacidad para ver más allá de ese mundo que le ha tocado vivir, algo que le enseña el personaje que interpreta Herrera, ex integrante del grupo juvenil mexicano RBD.

Ante su compañero de reparto, Rodríguez dice que se “quita el sombrero” ya que muestra no ser “el chamo de RBD sino un hombre, un actor comprometido y serio”.

El actor mexicano manifestó que la película muestra muy bien el importante papel de Venezuela como suministrador de crudo durante el siglo XX y, a su juicio, es “interesante” que llegue a las pantallas en un momento tan “crítico” en la política energética porque “no hay casualidades“.

Herrera cree que la película puede interesar a nivel internacional ya que “acerca la cultura venezolana y muestra un tiempo específico de un país con tradiciones muy específicas, algo que lejos de crear una barrera para el espectador de otro país puede resultar muy atractivo”.

Venezzia” se estrenará simultáneamente el 25 de septiembre en Venezuela y Colombia, país natal de sus guionistas, la actriz y cantante Valentina Rendón y el escritor Jörg Hiller, y donde se realizó parte de la posproducción.

/www.noticias24.com

“Venezzia” con sabor venezolano

Ayer se llevó a cabo en los cines del Milenium Mall la premier para la prensa de la película “Venezzia” protagonizada por Ruddy Rodríguez y Alfonzo Herrera, dirigida por Haik Gazarián y bajo la producción ejecutiva de Ruddy Rodríguez y Edgar Ramírez, mientras que el guión fue escrito por los colombianos Jörg Hiller y Valentina Rendón. La historia está basada en una idea original del venezolano Haik Gazarián, donde también actúan Rafael Romero, Johana Morales y Mirtha Borges. El estreno para todo el público está pautado para el 25 de septiembre en forma simultánea en dos países Venezuela y Colombia.

Podrán disfrutar de una película que ofrece una hermosa historia clásica de amor entre la bella mujer madura Venezzia (Ruddy Rodríguez) y Frank un gringo muy joven que es enviado a nuestro país y experto en comunicaciones (Alfonzo Herrera, el ex integrante de RBD), encuentro enmarcado en medio de un momento histórico venezolano completamente real, que se desarrolló durante la época de la Segunda Guerra Mundial.

Cabe destacar, que la película es hermosa, está libre en un 98% de groserías, ofrece efectos especiales, escenas de amor sutiles bajo el agua y un gran desnudo por primera vez de Ruddy Rodríguez, quien se confesó “mojigata” y nos reveló que había llorado porque no querían que ni Haik ni Poncho la vieran desnuda, pero Poncho le brindó su apoyo y con un mínimo personal, la escena salió, que por cierto, fue bien cuidada y de calidad estética.

El rodaje de “Venezzia” fue en Todasana, Caruao, Los Caracas y Chuspa. Por si fuera poco, la película hace alarde de nuestros sabores venezolanos en materia gastronómica, revelando como es un desayuno criollo y la divinidad que representa una hallaca. También muestra pinceladas de nuestras costumbres como el baile de tambor, y de nuestra cultura en general.

Otro gran acierto del film es el trabajo logrado en la música (sound track) y la fotografía, ambas de gran calidad y de gran disfrute para el espectador.

La música original de “Venezzia” fue compuesta y dirigida por José Vinicio Adames y contiene ritmos y arreglos inspirados en el Contrapunteo Venezolano y en el Alma Llanera. El director de Fotografía es Vitelbo Vázquez, quien se encargó de buscar los colores y texturas de la época. La calidad del sonido es muy buena.

Una crítica: No se entiende bien el momento histórico en el cual se desenvuelve la película, faltó un poquito más de argumento para entender el meollo del asunto.

LAS PRIMERAS IMPRESIONES DE EQUIPO
Edgar Ramírez: “Me siento muy contento porque me gusta y adoro el cine. Me encanta involucrarme en todos los aspectos que me sea posible, este es un proyecto que me presentó Ruddy hace más de dos años. Es una película venezolana diferente, una historia de amor clásica, elegante y a la vez sencilla, sin pretensiones, queríamos encontrar un marco referencial para la película y lo encontramos en ese episodio tan poco conocido de la historia venezolana”.

Ruddy: “La gran estrella de esta película se llama Poncho Herrera, él apostó por Venezzia y nadie podría hacer a un mejor Frank que él. Me estresé más en la faceta de realización de la película porque el tiempo era dinero. Fui muy dura y ruda. Se me hizo un corbatín en la garganta cuando la vi en la pantalla gigante. Venezzia es una mujer madura, lo más importante era mostrar una vez más que el amor no tiene edad”.

Haik: “La gran protagonista es la historia de amor, es Venezuela. Juega un papel completo en sus olores, colores, sabores, en música, diseño de sonido. Es la mejor película que pude hacer… estoy contento por haberla terminado a tiempo”.

/Ultimahoraonline.com
/Rumberos.net